Archivo de la etiqueta: Iglesias

Con Dios en la Prueba

Titulo original: conociendo a Dios en medio del horno (este es un sermón expositivo de como tres jóvenes pusieron su confianza en Dios y le conocieron) Capitulo base: daniel 3

Los ataques del enemigo:

(1-7) el rey nabucodonosor mandó hacer una estatua de oro, de veintisiete metros de alto por dos metros y medio de ancho, y mandó que la colocaran en los llanos de dura, en la provincia de babilonia. Y envió el rey nabucodonosor a que se reuniesen todos los que ocupaban puestos importantes, para que viniesen a la dedicación de la estatua que él había levantado. Se reunieron todos ellos y estaban en pie delante de la estatua que había levantado el rey. El rey mandó que todos al oír la música se postraran y adoraran la estatua que había levantado; y el que no se postrara y adorara, sería echado dentro de un horno de fuego ardiendo. Por eso todos ellos se postraron al oír la música.

En el mundo las personas también tienen ídolos (otras personas, dinero, fama, el futbol, la televisión, una carrera, el trabajo, los vicios, etc.) Y atraen, presionan, hasta obligan a los demás para que hagan igual que ellos; eso es adorar o ir tras los mismos ídolos que ellos tienen, y muchas veces para que no les digan nada, hay hasta cristianos, que caen en el error de sucumbir frente a estos ídolos o Dioses falsos.

(8-12) por esto en aquel tiempo algunos varones caldeos vinieron y acusaron maliciosamente a los judíos. Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de babilonia: sadrac, mesac y abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus Dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado.

(13-15) entonces nabucodonosor enojado mandó a traer a los jóvenes. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey. Nabucodonosor les dijo: ¿es verdad que vosotros no honráis a mi Dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de los instrumentos de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué Dios será aquel que os libre de mis manos?

Hoy vemos personas y hasta nosotros los cristianos decir expresiones como estas, “si no tienes una carrera, eres nada”, “si no tienes dinero, de que vas a vivir”, eso demuestra que se ha caído bajo las mismas reglas del mundo, y si vas contra la corriente, ellos de seguro te lo harán saber. Existen personas que son capaces de amenazarte para que tú actúes como ellos te piden (si no te lo tomai, te lo llevai puesto), si no aceptamos la “condición” o “tendencia” de algunos porque Dios las desaprueba entonces somos, según el mundo, discriminadores, y ser discriminador significa, juicio y problemas incluso ante la ley. Satanás intentará cualquier forma para manipular tu vida, como la semilla que cayó junto al camino, en pedregales y entre espinos satanás intentará tomar tu vida y quitar de ella la palabra de Dios puesta en ti. (mateo 13. 1-9 y 18-23)

La confianza en Dios:

(16-19) sadrac, mesac y abed-nego respondieron al rey nabucodonosor, diciendo: no es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus Dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. Entonces nabucodonosor se llenó de ira, y se demudó el aspecto de su rostro contra ellos, y ordenó que el horno se calentase siete veces más de lo acostumbrado.

(20-23) y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que los atasen, para echarlos en el horno de fuego ardiendo. Entonces estos varones fueron atados con todas sus ropas, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo. Y como la orden del rey era inmediata, y lo habían calentado mucho, la llama del fuego mató a aquellos que los habían echado dentro. Y estos tres varones, sadrac, mesac y abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.

Nosotros debemos confiar realmente en Dios, debemos pensar como los tres jóvenes, primero no obedecer al mundo, segundo confiar en que Dios puede librarnos, y que nos librará, y aún si no nos libra nosotros no haremos lo que el mundo nos pide. Hay quienes nos rodean, que buscan ridiculizarnos y hacernos caer pero como Dios es justo ellos serán los perjudicados por sus malas conductas.  El mundo puede amenazarnos pero no debemos olvidar lo que Jesús dijo: “ en el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (juan 16:33b)

La salvación en Dios:

(24-27) entonces el rey nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿no echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: es verdad, oh rey. Y él dijo: he aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los Dioses. Entonces nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: sadrac, mesac y abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid. Entonces ellos salieron de en medio del fuego. Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.

(interpretación bíblica) quienes buscan nuestro mal se asombrarán, y verán como Dios hace los milagros, en ese instante de aflicción Dios mismo se nos presentará y nuestra relación con él se afianzará.

El reconocimiento a Dios:

(28-30) entonces nabucodonosor dijo: bendito sea el Dios de ellos, de sadrac, mesac y abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro Dios que su Dios. Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de sadrac, mesac y abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay Dios que pueda librar como éste. Entonces el rey engrandeció a los jóvenes en la provincia de babilonia.

Es extraordinario lo que sucederá cuando el mundo vea el resultado, quien nos vea reconocerá a Dios por las maravillas que él hace con nosotros y aún más, su bendición no tendrá limite, aún quienes buscaban nuestro mal, deberán reconocer a Dios en nuestra vida. Nosotros podemos poner nuestra confianza en Dios y conocerle. El mundo nos puede decir muchas cosas pero aún así, nosotros como hijos de Dios debemos confiar siempre en él y así podremos mostrarles, como Dios ama y libra a sus hijos en cualquier circunstancia que se presente. Y de seguro veremos como él se hace presente en nuestras vidas para relacionarse en una mayor comunión con nosotros, aún en medio del horno de fuego.

¿qué espera Dios que hagamos al entender estas cosas? Si su confianza aún no está firme en Dios, o cree que en este momento está pasando una situación de dificultad, Puede  comprometerse a confiar más en Dios, ore al Señor por su necesidad, y Dios mostrará su poder y su amor en medio de su aflicción. Y conocerá a Dios personalmente.

(Maribel San Martín; David Labrín Z.) Coméntenlo…!!!

Anuncios